Réquiem por el futuro

La canalla política es incapaz de devolvernos la esperanza. Todo conduce a la decepción, al réquiem por el futuro. Los flamencos tienen, pues, la última palabra: escojan entre la libertad o el autoengaño.



La cultura no florece sin el apoyo institucional, y si no que se lo digan a Miguel Marín, nombrado comisario, junto a Rocío Márquez, del Congreso Mundial del Flamenco, una especie de convención que va a organizar el Instituto Cervantes tras la firma del convenio con la Unión Flamenca y que se presentará el próximo 29 de marzo “con la presencia de Carmen Linares, Arcángel, Rocío Márquez o Marina Heredia”, que para eso trabaja la gandulería política, para la foto. El resto de la semana descansa.

La plana mayor del sindicato garantiza, pues, la exclusividad, y toman un rol activo los artistas que se encuentran explícitamente orientados hacia... Seguir leyendo

0 vistas0 comentarios