Rambla abajo, por soleares

El Tablao Cordobés 'descelebra' su 50º aniversario cerrado a cal y canto, pero con las ideas muy claras: el flamenco también es cultura


María Rosa Pérez Casares, propietaria del Tablao Flamenco Cordobés. /MARTÍ FRADERA


Las manos a la espalda y el bozal en el hocico. Un paseo por la Rambla casi vacía, haciendo tiempo para el encuentro con María Rosa Pérez Casares, exbailaora y propietaria del Tablao Flamenco Cordobés. Aunque resulta placentera e insólita la descongestión de guiris, gofres y juguetes voladores, flota en el aire un no sé qué, un ramalazo de congoja que la luz de septiembre todavía logra encubrir. De saber entonar, lo suyo sería caminar por soleares, el palo más solemne y profundo del flamenco, con su tempo lento y melancólico, una soleá como las que estilaba Chano Lobato: «Tiro piedras por las calles/ y al que le dé que perdone/ tengo mi cabecita loca/ de tantas cavilaciones». No está el patio para fiestas por bulerías; tampoco el tablao, cerrado a cal y canto desde el estado de alarma. Seis meses sin que entre un euro en caja. Seguir leyendo...

1 vista0 comentarios