El SOS desesperado de los tablaos en Madrid: si desaparecen muere el flamenco

  • "¿Cómo vamos a explicar al mundo que las administraciones han dejado morir el flamenco?", dice Manuel del Rey, gerente del Corral de la Morería, el tablao más famoso de Madrid y referente de un sector en la ciudad que vivió una época dorada y hoy agoniza por la crisis

  • — Lo que el coronavirus se llevó: tres historias de empresas que han desaparecido por la pandemia


Hubo una época en Madrid, la de los años sesenta y setenta, en la que los tablaos flamencos eran casi lugares mitológicos. En ellos se sabía cuándo se entraba pero no cuándo se salía. Por sus escenarios circulaban los artistas que luego se convertirían en los grandes maestros del flamenco. En el Corral de la Morería bailaba Antonio Gades. En Caripén se montaba sus fiestas su dueña, Lola Flores. En Torres Bermejas cantaba Camarón y allí conoció a Paco de Lucía. En el Café de Chinitas tocaba cada noche Víctor Monge Serranito… Y en sus mesas bebían, debatían y se divertían estrellas de Hollywood de paso por Madrid, aristócratas, empresarios, artistas, intelectuales o noctívagos irredentos. Un tiempo "único", como lo recuerda el guitarrista Pepe Habichuela, "último mohicano", como le dicen bromistas en su familia, de una generación irrepetible del flamenco. "Aquello era más legal, más elegante", lo ensalza. "Ahora se ha agrandado mucho el mundo y hay mucho ruido".


Pero no sólo se ha agrandado el mundo. También se han reducido los tablaos. Durante décadas fueron cerrando muchos de ellos y hasta... Seguir leyendo

3 vistas0 comentarios